domingo, 30 de diciembre de 2007

HUNDIDO EN LA TRISTEZA




Solo con mirarle a los ojos podemos apreciar su infinita depresión, su marga vida de cautivo, su dolor de no estar junto a los suyos....esas rejas, esa cárcel asesina de esperanzas y de seres vivos....solo hace que su corazón tiemble ante el humano y no comprenda porque si es de la misma familia, si tiene la misma sangre, si comparte el 99, 4 % de los genes.....tenga que sufrir en la oscuridad de una jaula, de una cárcel maldita. No lo permitamos más.