domingo, 20 de enero de 2008

TENGO CURIOSIDAD


He nacido aquí. Nunca he tenido una visión limpia sin que existiera un muro de barrotes. Solo no hay rejas cuando miro los objetos cercanos a mi espacio limitado. Levanto la mirada y allí, están, amenazantes, fríos, duros y resistentes para evitar mi fuga. ¿a dónde?. Me han comentado muchas cosas de aquellos lugares de donde proviene mi familia, pero no he podido ni verlo ni sentirlo. Dicen que las hojas húmedas del roció tropical saben a gloria, que los frutos de los árboles son una delicia, un manjar cuando paran a descansar buscando un nido donde dormir. Me dicen tantas cosas, que siento curiosidad por ese otro mundo que me han impedido ver. Me gusta sacar la cabeza entre los barrotes para que mi visión no tropiece con ningún elemento de cautividad. Pero cuando lo veo todo libre y quiero lanzarme a correr, mis músculos no se mueven, no puedo salir, estoy atrapado. Si, atrapado, pero siento curiosidad de cómo es la libertad.