sábado, 23 de agosto de 2008

NO HAY PALABRAS


Ante esta barbaridad, no hay palabras. Sólo el silencio acompaña esta imagen de dolor y angustia.